martes, 2 de septiembre de 2008

SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS...


Hace 24 años cuando fui por primera vez, París era una ciudad para enamorados. Hoy es una gran ciudad, meca de paquetes vacacionales de los touroperadores, donde los turistas trotan de aquí para allá, exhaustos y estresados por las colas inmensas que hay que hacer en agosto para poder visitar cualquier icono de la ciudad.

Dejando aparte que es un santuario del arte, de las compras, de las tiendas curiosas y de una monumentalidad suntuosa y elegante que la hace diferente a cualquier otra ciudad del mundo, ya no es aquel París. Sigue siendo una ciudad muy hermosa, tiene rincones inigualables por el Marais, las orillas del Sena, l’ille de Saint-Louis, Saint-Germain-des-Près o Montmatre, pero ahora, no siempre huelen bien. Hay algo de dejadez y padece la enfermedad que toda gran ciudad así sufre cuando quiere vivir de la bicoca del turismo: se muere de éxito. Algo que le está pasando, penosamente ya, a Barcelona.



Me sorprendió lo bonito y fresco que pasan el verano. Nadie se baña en el Sena, no sea que le salgan flores en la piel, pero el río sirve de playa. Es un buen montaje del ayuntamiento. Orillas céntricas del Sena con parasoles y diferentes texturas en el suelo: arena, madera, césped, lona o piedra sirven para que los parisinos y visitantes se tumben al sol en bañador y unas duchas micronizadas ayudan a aliviar los calores de mayores y pequeños. Reconozco que me lo pasé en grande debajo de esa lluvia fina aliviando el calor que se me había puesto en la cocorota tras horitas caminando al sol. Porque eso sí, París es el mejor gimnasio al aire libre, caminas y caminas sin parar, kilómetros y kilómetros, todo coge lejos.


También he podido disfrutar a horas tempranas, con poquita gente en las calles, de dar una vuelta por esos bellos rincones, esos pasajes que hay medio escondidos y de desayunar tirada en la hierba del Jardín de Luxemburgo en el barrio latino. Pocas cosas tan sencillas y baratas dan placeres de tanta altura. Me encantaría volver de nuevo. En breve tiempo. Tal vez en otoño, coincidiendo con un concierto de Buika, el que, lamentablemente, me perdí en Barcelona. Sería una experiencia superlativa y de ilusión también vive el hombre y la mujer ;))

Este viaje era el cuarto y, por tanto, no se trataba de ir de tourefieles ni notredames. Por eso os pedí ayuda en el blog para que me suministraseis información de tiendas, restaurantes o templos del menaje para hacerles un asalto en toda regla. Llevaba tiempo ahorrando para ello. Os estoy muy agradecida
Audaciosus, Begoña y Elenalo por vuestras recomendaciones. Siguiéndolas y añadiendo unas cuantas más que tenía yo, he pasado dos días disfrutando de lo lindo en busca del ingrediente curioso, del artilugio de cocina perdido o simplemente del placer de degustar un fallafel rico de verdad y de reírme a gusto con un dependiente chistoso, sorprendido de que en Barcelona no hubiese visto nunca un pasapurés de 80 cm. de diámetro ;)) También hay que mencionar que en una gran ciudad, como Barcelona o Madrid, se encuentra casi de todo, pero como por aquí, todavía no hay tanta cultura gastronómica, la gente no llena las tiendas especializadas como sucede en París. Allí un colorante para pastelería se vende en raciones, aquí se vende a kilos, es la diferencia.



Hay más cosas de París que son un deleite: las librerías. París tiene unas librerías inmensas, inmensísimas. Da gusto ver las estanterías dedicadas a los asuntos culinarios, dan para tardes enteras. El tiempo pasa rápido mirando libros y hay que elegir, deshojar la margarita, este sí, este no, este es una ganga, no encontraré otro igual, qué bien, qué ilu, buscaba algo así hacía tiempo, qué recetas más originales… Y así, pensamiento tras pensamiento, alguna hora después, sucede lo inevitable: la ruina. 42 libritos más para casa entre el jefe y yo. La próxima mudanza promete.

Tras vuestras recomendaciones, tenía mucha ilusión en traeros mil fotos explicándolo todo, pero mi vieja máquina empezó a darme problemas con la batería y me dejó tirada el día de más compreteo. Por otro lado, en la mayoría de establecimientos (pedía permiso) está prohibido hacer fotos, por lo menos de planos cortos. No se oponen a una vista general, pero plano corto nada de nada. Como comprenderéis, en una tienda de productos o artilugios, hacer fotos de lo modernos que son el mobiliario y los dependientes pues como que no. Y opté por hacerlas a escondidillas con el riesgo que tiene eso para una paparazzi de mi categoría. El resultado ha sido pésimo: fotos movidas, planos desenfocados y no identificar si era un cazo o un gorro de chef.

Os pongo alguna fotillo de esos establecimientos y la impresión que me llevé del lugar y si he probado los productos qué opinión tengo sobre ellos. Evidentemente es mi opinión y no siempre tenemos un buen día o nos cae el mejor dependiente del mundo. Seguro que alguno que lea esto diferirá de mi criterio, pero así lo ví y así lo cuento.

Compras del 1er día en París y por orden de visita. Están las cinco por el mismo barrio. Metro Les Halles.


La Bovida
Hay de todo, pero no me gustó. Tuvimos un dependiente colgado de las orejas todo el tiempo; como premio no me gasté ni un duro, por pelmas y desconfiados. Y eso que ese día nos habíamos lavado ;))

Mora
El paraíso. Una tienda exquisita con una encargada encantadora que chapurreando español me enseñó cada rincón. Es un lugar muy especializado en pastelería y repostería. Tienen de todo, hasta lo inimaginable. Y una librería profesional que quita el hipo. Un gozo y un peligro. Arrugas la VISA sin enterarte. Fotito de los caprichos.



A. Simon
Una tienda bonita y elegante, en la que el cliente, desde que entra, parece invisible. No sé si es un defecto o una virtud, dependerá del dependiente que te toque en sorteo ;)). Me dio la impresión que todo aquello ya lo había visto en comercios tipo Riera en Barcelona. No compré nada.

G. Detou
Otro lugar excepcional. Un establecimiento pequeño y muy antiguo. Dependientes especializados y bien informados, además de muy simpáticos y con ganas de vender. Tienen todo tipo de coberturas y de productos para pastelería y repostería. Pero sucede igual que en algún comercio especializado de Barcelona, Solé Graells, que los envases son muy grandes y para un amateur son cantidades excesivas de la mayoría de productos. La tienda, en sí, muy recomendable y con excelentes marcas. Compré cuatro cositas y unos plátanos enteros desecados que ni os cuento cómo sabían.


Dehillerin
Fantástico lugar donde se encuentra de todo para la cocina, tanto para el profesional como el amateur. Una gozada auténtica. Tiene dos dependientes, uno oriental y otro francés, peculiares y muy simpáticos. Ellos son la tienda. Son capaces de ponerse por gorro un recipiente para charlottes y por espada un cucharón de metro y medio. De verdad, que geniales. Una tienda muy especial. Fijaros, en la foto, en la altura del molinillo de pimienta, 1,40 m. y en la otra las tonterietas que compré. Me regalaron el cuchillito para acanalar verduras.




Angelina. 226 rue de Rivoli
Por la tarde fuimos al salón de té Angelina. A probar el famoso chocolate a la taza y el pastelito tópico/típico, el Mont Blanc. Angelina, como otros lugares emblemáticos, está atestado de gente. El servicio no da abasto y se acaban las existencias con rapidez. El pastel estaba bueno, aunque para mi gusto el merengue demasiado dulce. El chocolate a la taza regular y la jarra, vasos y cubiertos, desgastados e impropios de un lugar así, al precio que lo cobran.


Desayuno del 3er día y compras

Ladurée
En el establecimiento que tienen en Champs Elysées. Cola para desayunar a las 10 de la mañana. Es increíble, hay gente de todas las nacionalidades, aquello es la ONU. Son pelín antipáticos. No dejan hacer fotos y, de nuevo, el chocolate a la taza no merece lo que te hacen pagar. La pasta de canela y chocolate sí que estaba muy rica. El menaje muy desgastado y poco pulcro. Precio excesivo.






Mariage Freres
Una tienda especializada en tés, a la vez que restaurante y cafetería, donde el té es el protagonista. La tienda es preciosa, cientos de botes de tés procedentes de las plantaciones más remotas y prestigiosas del mundo. Reacios a las fotos, robé unas cuantas, sin éxito. Compre un té desteinado a la bergamota (mi preferido) y también un té blanco, al que llaman el caviar de los tés. Es delicioso, pero un atraco.




Panaderías Kayser
Buen pan y buen olor en el barrio. Compré un pan integral en barra y me pareció superlativo. De masa apretada y algo ácida. Estaba triunfal con un Camembert que habíamos traído de Normandía.

Jean-Paul Hévin
Estuvimos en su tienda de Saint-Honoré. Leí en una web de un gourmet francés que sus macarones eran los más deliciosos de Francia. Bueno, eso es decir mucho, pero sí que sorprende cuando ves en su escaparate esos macarrones desteñidos, casi sin colorantes, y de un color marronuzco. A mí me gustaron mucho, pero parecen macarones de luto si los comparas con los de Pierre Hermé o Ladurée que parecen macarones a lo Agata Ruíz de la Prada. En todo caso, como poco, son diferentes y muy atípicos en textura, color y sabor.


Compras del último día en París y por orden de visita. Estaba ya muy tocada de las costillas. Mal día para esas compras. La ilusión me mantuvo en pie. Las 3 primeras tiendas en el metro Madelaine, en 50 metros están las 3.

Hediard
La elegancia, la clase y el lujo hechos tienda. Cuando entras, a pesar de ser la tienda que me pareció con más clase de todas y con productos muy exquisitos, sus dependientes son los más accesibles, te dejan hacer fotos, te asesoran y no ponen caras raras al escuchar un pésimo francés. Me encantó. Compré café, ron, confituras y crema de castañas. Hubiera comprado más, pero el último día, la tarjeta de crédito ya daba muestras de agotamiento. Os la recomiendo, no os perdáis ese placer si vais a París.








Fauchon
Mi impresión es glamour y mucha pijería. Estuve en la de Madelaine. Mobiliario modernísimo, dependientes mega snobs con estética gay, más pendientes de salir monos en las fotos que de atender bien al cliente. Los productos son para quitar el hipo. Compré chocolates, confituras y unas barritas de incienso perfumadas de frutos rojos. Todo exquisito, la verdad.



La maison du chocolat
Nunca un chocolate a la taza me supo mejor. Exquisito. Le da mil vueltas al de Ladurée o Angelina. Tienen una dependienta guineana que habla un español perfecto y que, además de amable, aconseja y te enseña a hacer un choco tan rico como el suyo. La pena es que eran muy reticentes a las fotos. Compré chocolates varios y sobre todo para hacer a la taza.




La grand épicerie
No te la acabas. Pertenece a la cadena Le Bon Marché y es como un súper grande del CI, pero a lo bestia. Lo mejor de lo mejor y lo más selecto. Me encantó el apartado de frutos rojos y de especias. Del resto, también tenemos por aquí lugares donde encontrar esos ingredientes. Compré 4 cositas que me costaron un ojo de la cara. De nuevo otro caprichito innecesario.






Poilâne
En una guía de comercios curiosos editada por Taschen encontré esta panadería. Como me caía de camino entre La grand épicerie y Pierre Hermé, me acerqué a ver qué tal era. Olía a pan todo el barrio. Delicioso, la verdad. Arrastrar un pan de 2 kilos por medio París ha valido la pena. A día de hoy todavía quedan rebanadas en perfecto estado, esperando la tostadora y la mantequilla demi-salé que me traje de Bretaña. Compré su mezcla de harina y sal de Guérande para elaborar el pan en casa. ¡Qué los dioses me iluminen!




Pierre Hermé
Tenía cerradas sus tiendas principales y al final dimos con una, cerca de la exclusiva plaza Vêndome. Sólo macarones, algún libro y poco más. Muy buenos. Compré para regalar y para comparar con otros. Me gustaron, aunque el precio abusivo. Muy bonita la decoración de la tienda y el embalaje. Todo muy elegante y con mucha clase, aunque la tienda es muy pequeña.




Lafayette gourmet
He decir que dejé este gran almacén para el último momento y me arrepiento de ello. Tiene una variedad en artículos sin igual. A ultima hora, ya encontraba mal de verdad y al día siguiente salíamos de viaje, con 1000 km. por conducir. No lo anduve con tanto entusiasmo como lo otros sitios y seguro que me perdí cosas. Aquí van unas fotos del apartado de especias. Es una pasada, bandejas y bandejas llenas de mil mezclas diferentes a precios bestiales, por supuesto.




El capítulo de restaurantes no creo que os vaya a interesar mucho. Después de la Bretaña, donde comimos muy bien, yo quedé saturada de pescado a diario y no estoy acostumbrada a ello, preferimos comer en restaurantes vegetarianos o parecidos.

La Victoire Suprême de Coeur se come muy bien, de calidad y muy variado, en un bufete libre y a 20 € el menú. Me sobran las fotos del santón que venera el dueño del restaurante y que a fin de cuentas es un humano que él. Siempre me acaba sobrando eso de los restaurantes vegetarianos franceses; relacionan la comida vegetariana con los gurús. Y no sé qué tendrá que ver, comer verde y sano con estar escuchando continuamente el tostón de los mantras. Si os concentráis sólo en comer, la experiencia estará bien.

L’ebouillante está en uno de esos rincones de París muy bonitos. Al lado del Sena, en una calleja con escalinatas frente a una iglesia. Lugar singular y muy protegido del calor sofocante que hace a veces en esa ciudad. La comida es informal, pero bien elaborada. Ensaladas, tartas saladas o dulces, tés y helados. Precio medio.

L’as du Fallafel, en 34, Rue des Rosiers, . Es un fast food judío muy frecuentado en el barrio del Marais. Está a tope siempre. Yo tomé el plato vegetariano y realmente bueno y muy bien de precio. Recomendable. Por primera vez un falafel no me supo a fritanga. Los camareros son algo chulitos y van todos con la kippa, el tradicional tocado judío. Aspecto que me sobra, igual que me sobran los burkas o los trajes regionales.




Pastelería Korcaz, 29, rue des Rosiers, al lado de l’as du fallafel, no me gustó. Sus dulces están pringadísimos de miel y siropes. Compré un strudel húngaro que estaba bastante asquerosito y un mantecado que tuvimos que tirar por el olor a rancio. Creo que vive de la fama y de salir en guías gourmet. A mí no me pareció nada del otro jueves. Es más, el mismo establecimiento lo comparte con una barra de sushi prefabricado nada apetecible de aspecto. Tal vez no era mi día, pero no me gustó.



Lugares que no visité por estar cerrados en agosto y que quedan en mi lista de pendientes de visita obligada:

La Charlotte de l’isle chocolatería peculiar y de prestigio en l’isle de st. Louis

Helados Berthillon dicen que los mejores helados del mundo. Bueno, no sé, no pude probarlos. También están en l’isle de St. Louis.

Izraël, paraíso de las especias en 30, rue François Miron

Y alguno más que, tras vuestra ayuda y pesquisas propias irá engrosando la lista.

Gracias por todo. Un beso
.

41 comentarios:

Perenken dijo...

Este es un post para babear! Que gozada de viajecito. Yo vengo de la playa con un hambre que ni te cuento... y tu me pones delicatesen a granel... no hay derecho, jejejeje.
Veo que disfrutaste mucho en Paris, esa es la ventaja de llevar ya unos cuantos viajes, que puedes ir a otro tipo de lugares.
Un besote grande y dejate caer con unos macarons virtuales eh!

dolors dijo...

soy seguidora de la" Cuina Vermella", me ha gustado mucho tu post.Si no me equivoco los macarons de esta casa son los mejores de Paris,ni Fouchon ni almacenes le fallette no tienen nada que ver, en cuanto al pan soy mujer de panadero y esta tienda es de las mejores de Paris.Enhora buena por tu viaje!!!

xaro dijo...

Prenc nota de tot per el meu viatge, però jo hauré de "babejar" i prou doncs hi vaig amb Ryannair i els límits d'equipatge no em donaran gaire marge per comprar!!!!! Però ho visitaré tot, segur.
Moltes gràcies per compartir-ho i espero que ja et trobis perfectament.
Una abraçada

María José dijo...

¡ Cómo he disfrutado !. Me das mucha envidia. Yo estuve este verano en Paris unos días pero....con mis dos hijos ( 6 y 9 años )y la experience digamos que es distinta.
La próxima vez haré tu recorrido, seguro, seguro que merece la pena.
Ahora tienes que poner en práctica todas esas maravillas que has comprado y comaprtirlas con nosotros.
Un abrazo,
María José.

Margarida dijo...

Vaya tour que me acabo de hacer y sin salir de casa, tomaré varios apuntes para mi próximo viaje, en el primero realmente te dedicas a recorrer la ciudad, ver museos y poco más.

Por cierto hoy me he comprado aquí en los madriles un molde casi igual que ese tuyo con tapita para hacer pan de molde y estoy deseando probarlo.

Una curiosidad ¿sabías que Le Bon Marche fué el primer gran almacén de la historia? Supongo que sí, y en el se basaron todos los demás incluido ECI.

¿Tu costilla mejor? se por experiencia lo doloroso que es pero no hay cáscaras reposo, reposo y reposo.

Vaya rollo te estoy largando jejeje

pepa cooks dijo...

Jolines vaya viajecito que te has marcaó como mola me estas poniendo los dientes largos , besitos pepa

MÒNICA dijo...

Mare meva! que tiendas! hasta a mi que no me gusta el chocolate se me afila el colmillo!
Que envidia de caprichitos.
Petons

tartasacher dijo...

Esto sí que es un lujo. Vaya viaje que acabo de hacer a París y las cosas tan ricas que he visto. La verdad es que es una ciudad para volver una y mil veces. Deliciosas tiendas la de Fauchon y las galerías Lafayette. Ha sido un lujo y un placer pasear contigo por París. Gracias

TratadeCocinaR dijo...

Bueno por un momento puedo decir que me he asomado a Paris... gracias.

Alegna dijo...

Pues yo solo conozco el Paris de hace 3 años... y si que lo vi lleno de turistas y muchas cameras de fotos...

Sin embargo, si huyes de los monumentos y lugares historicos y te cuelas por las callejuelas y barrios te encuentras verdaderas maravillas...

La zona que a mi más de Paris es Monmarte... simplemente fabuloso...

Estupendas tus compritas...

Sonia Martín dijo...

Lo primero: gracias por tus palabras y por tu recomendación de las flores de Bach. La verdad es que suelo tomarlas para los cambios de horario, y me van bastante bien. Otra vez: Gracias.
Y el post que has sacado... ¡Ni te cuento! ¡Me encanta! Desde las fotos ¡Maravillosas! A todas las ideas y recomendaciones. Solo te digo que voy a hacer un "copiar todo, todito" y lo archivo en la carpeta de viajes. Gracias, Canela, una gozada.

Pilar dijo...

¡Qué post más fantástico, ideas, fotos vivencias... me acabo de pasear por Paris. Es muy interesante, o sea que ahora :Cortar y pegar. Un beso

PimientayChocolate dijo...

Hola Canela, impresionante, como Sonia me copie todo, el año pasado estuvimos en Paris pero de museos y librerias, con todo este espectacular material y con todo los detalles el proximo va de tiendas como estas que me encantan y me pierden, las compras divinas, aver , aver las recetas, ya las estoy esperando, un besote, daniela

Inmaculada (Adi) dijo...

Hija por favor, esto es un viaje y no el de Marco Polo a la China, jejeje
Cuando estaba leyendo tus descripciones de las tiendas me parecía oler las especias, el chocolate y todas las delicias imaginables (yo he descubierto los mararons hace muy poco), la boca se me ha hecho agua y la cara verde de envidia, me pasaría el tiempo de tienda en tienda de puñetitas de cocina, pastelerías y demás acompañamientos y me apasionaría poder entrar en alguno de los famosos obradores de panadería y pastelería solo por el gustazo de ver como trabajan...
La VISA tiritando la habréis dejado, no?
Bienvenida y a poner a trabajar todos esos cacharritos y cositas ricas. Besos.

Pilar - Lechuza dijo...

Pero ¿te ha quedado alguna tienda sin visitar? madre del amor hermoso !! Que reportaje más completo !! Has hecho un trabajo formidable. Cuantos lugares estupendos llenos de deliciosidades. Yo quiero ir !!!!!
Un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Siempre nos quedará París..donde perdernos aunque sea un fin de semana.Enamorada hasta los huesos de esta ciudad, he estado allí 3 o 4 veces y no me canso, es como estar en casa.El viajecito que has hecho es divino, me encantan las tiendas de cachibaches, celebro que te lo hayas pasado bien, aunque en París es dificil no hacerlo.

CARMEN dijo...

Con las ganas que tengo de hacer un viajecito a París, me has puesto los dientes largos.
Me ha gustado mucho tu post, explicando todo.
Me alegro de que lo pasaras genial.

besos

Begoña dijo...

Yo verde no, !!!Estoy morada de envidia!!! Me vuelve loca Paris. Siempre lo he dicho, si algún día me pierdo, buscarme en París.
A principio de año tuve que cancelar un viaje a Bretaña (2ª vez) y a Paris (6ª vez) por motivos familiares, que todavía no he solucionado, pero que será lo primero que haga en cuanto pueda.
Para los que no podemos ir a Paris ahora, voy a ver si me da tiempo este fin de semana y pongo una entrada en mi blog, con direcciones de internet francesas para comprar productos y utensilios. No es lo mismo, pero te va matando el gusanillo, y lo peor : para la Visa es exactamente igual.
Un saludo, Begoña

Gemma dijo...

Doncs aquí tens una altra envejosa (de la sana, eh?) amb aquest viatge espectacular que has fet. Genial les fotos i genials els comentaris, es nota que t'estimes París! Felicictats per un post genial!

Amanda dijo...

Ala!! vaya post más completo, cuantas cosas tan apetecibles y qué suerte el poder hacer viajes tan completos. Mi novio apenas tienes vacaciones y no podemos hacer más que un viaje al año y de pocos días así que no suele ser lejos. Enorabuena por el post es genial!!!! y gracias por compartirlo!!!
Besotes!!!

Ro dijo...

Quina meravella de ruta i quina guia de París! Me l'apunto TOT a la meva secció de llocs per anar, en aquest cas tornar. Molt útil tot el llistat de llocs per anar amb els comentaris. I què bonic París sota dels aspersors d'aigua.

El cotxe devia anar ben ple amb tots els llibres i estris de cuina.

Espero que ja et trobis millor

Margot dijo...

Estupendos lugares,y bellas fotos.
Felicidades por este maravilloso reportaje.
Margot

poskito dijo...

DIOS QUE MARAVILLAAAAA!!!!

Me alegro de tus vacaciones, de tus compras y de este peaso reportaje que has colgado....... ME ENCANTA.
Muchiiisimas gracias por dejarme viajar contigo.
Besotes

Josemari dijo...

Apabullante Canela. Sólo queda esperar a que hagas el pan con sal de Guérande y los macarrones de Mr. Hevin.

Espero que ya estés recuperada.

La cuina vermella dijo...

Estimadíssima Canela. No tinc paraules per expressar com m'ha agradat aquest reportatge sobre el París més dolç i gourmet que pugui existir. Fa un parell d'anys que hi vam anar... i ara hi tornaria anar només per fer la ruta dolça que has creat. De debó, est fantàstica i esplèndida. Gràcies per compartir les teves troballes.
Ah, nosaltres el mes vinent anem a Berlín, des d'aquí fem la mateixa crida que vas fer tu amb París.

ELENALO dijo...

QUE GUSTO LEER ESTO, YO QUIERO VOLVER A LA BRETAÑA(FUI EN EL 84 Y 85)CON MI FAMILIA Y A PARIS DONDE POR CIERTO SIEMPRE HE IDO EN OTOÑO O INVIERNO.EN LADUREE ME TRATARON MUY BIEN MI HIJO PEQUEÑO (3 AÑOS)COGIO UN BERRINCHE DE AUPA Y ESTUVO PISANDO VISONES POR ALLÍ,PARA CALMARLO HASTA LE TRAJERON MACARONS Y GRATIS,CIERTO TAMBIEN LO DE ANGELINA.UNA PENA NO PODER COMER EN MANSURIA TE HABRIA GUSTADO, LOS HELADOS BERTILLON LOS TIENEN EN ALGUNOS BISTRO Y ESTAN DE MUERTE.EL PAN POILANE NO LO HE PROBADO, CUANDO FUI YA NO LES QUEDABA,LA PROXIMA SERA... ME ALEGRO MUCHO DE QUE ESTES MEJOR.ENHORABUENA POR EL BLOG.SIGUE ASÍ.

ali, cane dijo...

Por un momento pensé que había estado yo allí, que bien explicado, que fotos mas chulas y que envidia más grande me ha entradooo, se nota que lo disfrutaste a tope.

Delicias dijo...

Felicidades, es un post maravilloso, espectacular, instructivo, no sé se terminan los adjetivos para describirlo. De verdad, muchas gracias por hacernos conocer París a través de tus palabras.
Por cierto, que envidia todas las compras que habrás hecho, jejeje. Cuidado que nadie habla de la cuesta de septiembre.
Un beso muy fuerte!!!

cibercuoca dijo...

Maravilloso post nuevamente, gracias por compartir tu experiencia, es todo un periplo que has hecho, cuántos lugares....
Un abrazo

Su dijo...

Que delicia de cronica...he disfrutado...un beso gordo gordo

canela dijo...

Os agradezco a todos vuestra visita y los amables y cariñosos comentarios que hacéis.

Ha sido un placer hacer estos resúmenes del viaje por Bretaña y de las compras en París. El blog me parece la mejor manera de poder intercambiar información con las personas que, aunque físicamente no nos conocemos, sí que sabemos de nuestra inquietud y curiosidad gastronómica.

Ahora en mi trabajo ha empezado ya una etapa muy durilla hasta finales de octubre y como no tengo tiempo material de responderos uno a uno por aquí, prefiero visitar vuestros blogs y saludaros desde allí.

Os doy las gracias de nuevo. Un beso a todos, a los nuevos y a los habituales. Es un gustazo leeros.

canela

Ajonjoli dijo...

oh la la la la lá!!!!
pegada me he quedado a la pantalla. Me has hecho casi llorar recordando mi año y medio en Francia, porque, que narices, hay que decir que estos tíos siguen siendo los ases en cuanto a productos delicados y sublimes.
¡que chocolates!
¡que pastelerías!
¡que tiendas de menaje!
¡que macarons!

en fin, que todo.
Gracias por este post. Me lo voy a imprimir para mi próximo viaje a París.

Vega dijo...

Madre mía, Canela, qué magnifica guía de París. Me apunto tu entrada para cuando viaje allí. Un abrazo.

Rosa dijo...

Madre mía!!!!!!!! Con los dientes largos me has dejado con tantas fotos. Tengo pendiente este viaje. Voy a dejar todos tus datos archivados para cuando llegue el día.
Un besote

Hilda dijo...

Llevo años queriendo ir a Paris, después de leer y ver todo este montón de recomendaciones...
"cambio marido poco amante de viajes y compras por compañia agradable capaz de resistir 8 horas de tiendas"...

... si alguien acepta... que me avise...jejejeje...

Besos
Hilda

Anónimo dijo...

Absolutamente impresionante, despues de leer todo esto no tardare demasiado tiempo en dejarme seducir por un futuro viaje a Paris, en cuanto encuentre alguien que quiera acompañarme.

Manolillo

Angeles al lado del mar dijo...

Hola. Me llamo Angeles y te acabo de descubrir. Tu viaje a Paris, un sueño que yo espero hacer realidad el proximo año. Te h guardado en mi carpeta de Paris. Este año estoy haciendo la carpeta de Praga a donde voy a ir a principios de Octubre despues de pasar unos dias en Barcelona.
Seria ideal saber de algunas tiendas en Barcelona que no deberia dejar pasar sin ver. No habras ido a Praga verdad? Por si tenias tiempo de escribir tu viaje a Praga Jejeeej. Maravilloso

audaciosus dijo...

hola maca! però jo ja et vaig contestar a aquest post que em va encantar i a més a més l'altre dia vaig estar menjant amb uns amics de Barcelona i vam celebrar molt la teva frase de que Barcelona, com París, són ciutats que moriran d'èxit....yo la celebro porque es muy acertada y ellos porque son unos xavas paletos y les encanta comparar BCN con París (en qualsevol situació) ja, ja, ja, hay ciertos comentarios que sólo los madrileños que hablamos catalán nos podemos permitir ;) bueno coñas aparte, y pidiendo perdón por la broma,he de decirte que como todas las que han comentado has hecho un viaje de cuento para todos nosotros...se lo he debido de escribir a otra...pero he de decirte que nunca conseguí ir a París o sin mi jefe o sin mi hijo o con dinero por lo que te envidio haber podido estallar la visa contra esos sibaritas...yo de todas las tiendas que te pasé (y de las que tu has añadido) sólo me quedo con las de artilugios profesionales, las panaderías Kayser, las galerías Lafayette y La grand épicerie todo lo demás me parece un lujo innecesario...bien que la grand épicerie también lo es...me fastidia que no hayas llegado a la librería Food porque también me la recomendaron a mí y no la conozco...me hubiera gustado saber tu opinión...y en fin...mucha envidia y muchos besos...si en algún momento pasas por Madrid me gustaría que nos diéramos un voltio a charlar y a tomar unas cervecitas...bss

audaciosus dijo...

opps!! ahora me entero porque hay gente que deja comentarios por duplicado ejemplar :))

canela dijo...

Ángeles, discúlpalme, acabo de leer tu comentario ahora mismo. En estas fechas creo que ya debes estar en Barcelona.

De todas formas, por si todavía no has venido o conectas desde aquí, te comento los lugares donde compro trastos varios de cocina, libros y productos. Prometo hacer un post ordenado y con la opinión que me merece cada uno de los comercios.

Te deseo que lo pases estupendamente y te envidio por lo de Praga. Es una ciudad que me encantaría visitar, pero que todavía no ha sido posible. Un beso y muchas gracias por tu visita.

Lugares de trastos varios y productos para pastelería:

Casa Gay. C/ Roger De Llúria 12
Corte Inglés. Plaza Catalunya.
Vinçon. Passeig Gràcia 96
Solé Graells. Príncep Jordi, Nº 2-8
Martí. Avenida Conflent 72, nave 17en Badalona.
Antigua Hojalateria. Petxina, 8 (esta tienda es especial, en 10 metros, tiene absolutamente de todo. Esta al lado del famoso mercado de la Boquería en las Ramblas).

Y, después, como librerías:
La casa del libro. Passeig Gràcia 62.
Know Food. Penedès, 11.
La Central. Elisabets, 6
Lliberia Catalonia. Ronda St Pere 3

Tiendas gourmet y de otros productos:
El club del Gourmet del Corte Inglés de Plaza Catalunya.
Vila Viniteca. Agullers, 7
Colmado Murria. Roger de Lluria, 85
Casa Gispert. Sombrerers, 23
La Castafiore. Aribau, 58
Can Ravell. Aragó, 313
Reina. Valencia, 202
Semon. Ganduxer, 31
Vilaplana. Tenor Viñas, 4-6

Restaurantes, para mi gusto, imprescindibles y excelente relación calidad/precio:
Can Vallés. Aragó, 95
Shunka. Sagristans, 5
Il Piatto e la Zucca. Calle Sepúlveda esquina a calle Calabria.
Embat. Mallorca, 304
Caldeni. Valencia, 452
Rosal, 34. Roser, 34
Quimet & Quimet. Poeta Cabanyes, 25

Con tiempo podría haberte hecho una relación más completa. Te pido disculpas, aunque espero que ésta te sea de utilidad.

Un beso.

canela

Ro dijo...

Doncs Canela, a veure si fas aquesta entrada sobre els teus racons gourmets predilectes de Barcelona, seria una llàstima que es perdés en aquest comentari.

Jo hi visc aquí (bé, al poble del costat) i m'ho he guardat tot per poder visitar. Moltes les conec, però d'altres no.