viernes, 13 de junio de 2008

AYUNO DE FRUTAS


He estado 10 días tomando frutas ecológicas de la estación: cerezas, kiwis, naranjas, maracuyás, plátanos, melones, mangos, nectarinas, peras, paraguayos y sobre todo manzanas. Sin límite de cantidad. Sólo lo que me pedía el cuerpo, aprox unos dos kilos y pico de fruta en los primeros días.

Es curioso cómo se reacciona mentalmente a los cambios de hábitos alimentarios. Al principio duelen y después es un placer no pensar en la comida.


Los dos primeros días echaba de menos los sabores de la comida cocinada, de las especias y los aliños que le ponemos a los guisos para hacer más intenso su sabor y para calmar la ansiedad tenía que tomar infusiones de plantas medicinales, básicamente relajantes y depurativas: flor de azahar, zarzaparrilla, diente de león, tila y manzanilla.

Al tercero ya no echaba de menos la comida cocinada. Los sabores y olores de las frutas eran más intensos. Sabían mejor. Todo sabe mejor. Todo huele a más limpio. Empieza a doler un poco la cabeza y la lengua blanquea. Signo de que algo estamos limpiando.

Al quinto día estaba como nueva. Ya no tenía ni apetito. Comía porque necesitaba energía para poder levantarme por la mañana e ir a trabajar, pero perdí el instinto de abrir la nevera. Para mí, eso es casi el nirvana. Tengo problemillas de ansiedad con la comida en estados de estrés. Que el coco no me pida dulces o choco en momentos de boom laboral, es estupendo. Es el no va más.

A partir del sexto día bajé la cantidad de frutas. Ya sólo tomaba un kilo y medio diario y seguía sin apetito, pero sintiéndome muy bien, con fuerzas y con un ritmo físico y laboral absolutamente normal.

El hecho de abandonar el ayuno al décimo día fue porque tenía que hacer un viaje y había que ir cogiéndole el ritmo a la comida teniendo en cuenta que durante los próximos días iba a comer en restaurantes. O sea que empecé a poner el sistema digestivo en marcha con comidas suaves. Verduras al vapor y ensaladas. Después, incorporé algo de pescado al vapor y cereales integrales.

Me siento muy satisfecha de esta experiencia. Me ha sentado muy bien. He bajado la tensión arterial, eliminado líquido, el hígado trabaja mejor, el intestino está limpio y el corazón trabaja con más calma y hace que me sienta más tranquila y relajada.


Tras el viaje por Mallorca vuelvo como nueva. Feliz. Con energías renovadas, algún kilito recuperado, pero con muchos ánimos para retomar el ritmo normal de vida y con ello el del blog.

En esta ocasión, fotos de lo que ha sido mi alimento. Ya llegará el tiempo de las tartas de queso y otras delicatessens. Confieso que sueño con ello. No tengo remedio.

Saludos y muchísimas gracias por vuestros ánimos y deseos. Internet tiene estas cosas maravillosas. Esas palmadas y besos virtuales que animan y hacen pensar que las trasnochadas colgando fotos y recetas merecen mucho la pena.

Besos a todos.

11 comentarios:

La cuina vermella dijo...

Estimada, benvinguda! T'admirem moltíssim. La teva força de voluntat és impressionant (segurament, nosaltres haguessim transgredit al primer dia).
T'he trobat a faltar, necessitàvem de tu, dels teus plats i sobretot de les teves fotografies.
Mil petons.

Tony dijo...

Me imagino que con el calor el cuerpo pedirá más frutas, igual que más guisos en invierno.

Pilar dijo...

Pues me alegro de que te haya ido tan bien tu régimen a base de frutas. Las fotos estupendas. Un beso

Jem1923 ( Joana) dijo...

Despues de leer este post he decidido hacer un ayuno de frutas pues llevo un tiempo que me encuentro ... no se como explicarme, hinchada, pesada... asi que voy a "limpiar" mi cuerpo. Nunca habia oido hablar de esto hasta que te lei. Ya te contare que tal!!

Besitos

V dijo...

Pues te aseguro que probaré (ahora que vuelve a haber fruta fresca en las tiendas). Me encanta la fruta, necesito vitalmente eliminar taaantas cosas en mi vida... que esta puede ser una buena manera de empezar.

Y si encima pierdo algún kilo, no está de más, que la ansiedad ha hecho estragos también en mi físico.

Besitos, y ya te cuento proceso y resultado.

canela dijo...

Kike i Txell, estic molt contenta. Ho necessitava, però costa prendre la decisió. Un petó als dos. Feu una parella estupenda i encantadora.

Tony, es cierto, la primavera y el verano se prestan a las dietas ricas en frutas. Gracias por tu visita. Saludos.

Pilar, gracias por venir. La experiencia estupenda y muy animosa la vuelta. Espero que no te agotes mucho con las obras. Después necesitarás vacaciones ;)) Un beso.

Joana, nadie mejor que uno mismo sabe el estado en el que necesita cambiar de hábitos. Yo no soy quién para recomendar a nadie, pero ir probando e incorporando un día de fruta a la semana ya es algo. El cuerpo lo nota. Y es un hábito saludable para que los órganos descansen del exceso de nutrientes a los que les sometemos. Besos y ánimos.

V, muchas gracias por tu visita y comentarios. La dieta es una manera de limpieza e incluso de empezar un nuevo camino. Te digo lo mismo que a Joana. No hay que marcarse grandes metas porque a veces, por eso mismo, por grandes, no llegamos a conseguirlas. Un día a la semana, ir acostumbrando al cuerpo a relajarse un día sin sal, sin tóxicos, es estupendo. Si te encuentras bien así, puedes animarte a añadir un día más y de manera suave y sin traumas hacer lo que te pida el cuerpo. Un beso y ánimo.

Ro dijo...

Felicidades por todo el proceso! Siempre que leo bibliografía al respecto me apetece mucho hacer un ayuno parecido o más suave (soy una adicta al azúcar que tendría que solucionar!) pero de momento tengo excusa: la lactancia me lo impide.

Qué fotos tan preciosas de frutas. Mi hijo ha descubierto ahora las cerezas y le vuelven loco. Por cierto, en el intercambio de cestos del pan, creo que vi al "vegetariano" de la casa. A ver que resultado dan estos cestos.

Auro dijo...

Canela, admiro tu fuerza de voluntad...mas que por no comer,...por dejar de cocinar, es una faena esta afición nuestra, a veces bastante incompatible con la silueta deseada...¡¡en fin, nada es perfecto en esta vida¡¡ me alegro que a ti te haya servido.
Por cierto, una pena, que hayas estado en Mallorca y no nos hayamos conocido, espero que hayas sido feliz en este paso por mi tierra.

Besos

canela dijo...

Ro, és cert, va ser el meu company que va a anar a recollir els cistells, jo estava de viatge de treball.
En quant al dejuni, un ha de fer les coses quan realment està preparat mentalment per portar-les bé, sense que suposin un patiment. Un dejuni de fruites, senta bé. El cos es neteja i s'aprecia i valora millor l'aliment de cada dia. M'alegro que el teu nen comenci a descobrir el gust de l'autèntic dolç. Un petó.

canela dijo...

Auro, gracias por tu visita, ya sabes que soy adicta a tu blog y que te admiro mucho.
Es cierto que se pasa mal al no cocinar. Yo me pasaría el día cacharreando y probando esto o aquello. Versionando recetas y haciendo mezclas imposibles que después he de tirar jeje, pero es que soy feliz así. Qué felicidad más barata ¿verdad?
Ahora, al leerte, me apena no haberte dicho nada de mi viaje a Mallorca, pero es que no me atrevía. Creo que eres una persona muy atareada y robarte algo del tiempo me daba no sé qué. Quería enviarte un mail para preguntarte qué tiendas o lugares en Palma tienen cosas de cocina chulas, ya sabes moldes, cacharritos varios o plantillas para decoración. En otra ocasión lo haré. Besos y muchas gracias por tus elogios.

Ana dijo...

Me apetece muchísimo en estos momentos hacer un ayuno y te admiro por tu fuerza pero tropiezo con gente tan retro que a pesar de ocupar cargos de médico en un IVO tan famoso como el de Valencia, al preguntarles si puedo hacer un ayuno para depurar después de la quimio me contestan que qué es un ayuno. Tengo testigos, mi hija venía conmigo, es muy fuerte. Pero me buscaré la vida, tú lo sabes, estoy en ello.
Un abrazo y aplausos a esas fotografías.
Ana