viernes, 27 de junio de 2008

Y EL PARAÍSO ES...

Baztán. Ahí he estado el puente de San Juan. En casa son poco frecuentes estas escapadas; mi compañero no es muy dado a viajes, le dan pereza, pero cuando nombro Malkoa no pone pegas. Aquello es un cachito del paraíso. Es el lugar al que uno siempre quiere volver.

Tuvimos la suerte, en nuestro primer viaje, de alojarnos en la casa rural, Malkoa. Y hemos repetido. Una delicia todo allí. El paisaje, el espacio interior, la decoración, las vistas y, por encima de todo, la calidad humana de su propietario, Valentín. Es el mejor relaciones públicas y guía turístico que tiene Baztán. Te hace feliz la estancia, desde los desayunos mimando los gustos de cada uno, hasta el atardecer, donde escanciando sidra, te explica cómo es el sonido que hace el cuco, cómo intenta aprender horticultura o te anima a una ruta de turismo alternativa por esta o aquella montaña. En definitiva, unos días que deseas que no acaben. Es de los lugares de los que me voy con pena y ansiando volver.

Además de Malkoa, Baztán tiene otras cosas ;)). En esta ocasión hemos hecho dos rutas por el Señorío de Bertiz. Un paraje precioso, muy cuidado, en el que se puede caminar entre bosques de hayedos y robles por senderos marcados que te hacen fácil el paseo sin olvidar que estás en la montaña y que es un espacio natural protegido. Puedes estar 6 horas caminando sin parar, disfrutando de arroyos, puentes de madera, arbustos y una sombra que se agradece en verano.

Hay pueblos como Arizkun, Oronoz Mugaire o Elizondo donde las tradiciones culturales y gastronómicas ayudan a que el viaje todavía sea más inolvidable. Participamos activamente saltando hogueras en los “sanjuanes” de Arizkun y comimos activamente, también ;)), en Casa Galarza y en Pastelería Malkorra de Elizondo y en el Restaurante Kuko en Oronoz (este último un carrusel de placeres gastronómicos garantizados). Y no sigo que porque no quiero hacerme pesada, pero vuelvo añorada y con ganas de correr al monte otra vez. Porque así le llaman al Baztán desde otros lugares de Navarra, el monte. Divino monte, que dure así siempre.

Os dejo unas fotillos:


Señorio de Bertiz



Elizondo


“sanjuanes” de Arizkun


Amanecer en Malkoa




Anochecer en Malkoa

8 comentarios:

Su dijo...

Ayy
que ganas tengo yo de hacerme esta escapadilla...
te imprimo y te pongo en preferente, me hace falta disfrutar de esta receta.Ya.
Me alegro que lo pasarais bien

Mafalda dijo...

qué lugar más lindo. yo también he pasado el puente de san juan en olot, un pueblecito de Girona y me han recordado mucho tus fotos a ese lugar. las tengo aún pendientes de subir al blog... estoy algo perrilla con esta calor!! muy chulo el post. besotes

ROSA E OLIVIER dijo...

"si el padecer con amor
puede dar tan gran deleite,
qué gozo no dará el verte?"...!?

passavo per un saluto!

Ana dijo...

De esto tengo yo falta, de un buen paseo por el verde, qué bueno, te tomo nota que ya llegará el día y siempre es bueno tener referencias y más de gente como tú.
Entre el ayuno, los premios y el verde, dime: qué se siente?, has visto el cielo?. Ríete anda un poquito.
Besos.
Ana

Glòria dijo...

La semana que viene nos vamos de vacaciones a Baztán. Estaremos en Ziga, el año pasado ya estuvimos allí pero no visitamos el señorío de Bertiz. Me apunto tus sugerencias.

Hasta pronto

PimientayChocolate dijo...

es para perderse y no encontrar el camino de regreso, oxigenar hasta la ultima celula con ese verde, que lindo, un besote, daniela

Sonia Martín dijo...

¡Qué maravilla! ¡Qué envidia más grande! Como dice Ana ¡Qué ganas de verde! Anoto todos los sitios y me quedo con ellos para una próxima escapada. Y sólo pensar en las comiditas de por allí se hace la boca agua. Un besazo. Sonia

Zepequeña dijo...

Hola,

he lelgado aqui de rebote... simplemente delicioso...

Zepequeña.