sábado, 9 de febrero de 2008

PASTEL DE QUESO JAPONÉS


Ya tenía ganas de hacer mi primer pastel de queso. Hay muchas recetas por ahí, creo que tantas como cocineros. Al final me decanté por la de Harry Haller y su magnífico blog. No os lo perdáis. Es un gozo tanto en fotografía como en cocina.

De su receta original he cambiado algunas cosas. De lo que más me gusta en la cocina es improvisar y quitarme el miedo a hacer experimentos. En este caso cambié el tipo de harina, el endulzante y la clase de quesos.

Me considero afortunada por vivir en las cercanías del Parc Natural del Montseny. Cerca de casa hay una granja de vacas. Todavía puedo comprar productos lácteos que saben a auténticos. La mantequilla es una pasada, a la semana de nevera ya está rancia, con lo cual quiere decir que 0 productos conservantes. La nata es exuberante de sabor, nada que ver con esos sprays que sólo contienen aire y sebo. Los quesos son gustosos y suaves. Y no seguiré que me entran ganas de ir a la nevera.


Aquí van las indicaciones.

Ingredientes:

* 250 grs. de mató (requesón)
* 250 grs. de queso fresco (tipo Burgos)
* 4 huevos
* 80 grs. de harina de maíz
* 50 grs. de leche
* 50 grs. de mantequilla
* 50 grs. de azúcar integral
* 100 grs. de azúcar glasé
* zumo y piel de una lima
* zumo y piel de un limón
* puré de frambuesas (lo compro de la marca Danival en tiendas de herbodietética)


Elaboración:

1.- Chafar con un tenedor ambos quesos y mezclarlos con el azúcar integral hasta que quede una pasta cremosa y suave.

2.- Añadir las yemas, de una en una. Harry Haller en su receta dice que sin batir demasiado, porque así se evita que la tarta se agriete. Le he hecho caso y ha resultado ser un pastel nada quebradizo.

3.- Añadir la leche caliente, la mantequilla fundida, el zumo y ralladuras de los cítricos.

4.- Incorporar la harina tamizada, poco a poco. Que vaya asimilándose bien.

5.- Hacer un punto de nieve firme con el azúcar glasé. Añadirlo a la mezcla con cuidado de que no baje el volumen.

6.- Echarlo en un molde (he utilizado un molde de 20 cm. y me ha quedado a la medida justa) y cocerlo al baño María durante una hora, más o menos. El horno a temperatura media baja, unos 140-160 º

7.- Cuando finalice dejarlo enfriar en el horno. Mejor una hora.

8.- Sacar del molde cuando esté frío y ponerle una fina capa de puré de frambuesas u otras frutas rojas. He adornado con unas virutas de piel de limón.

El contraste del ácido de los cítricos con las frutillas es delicioso. ¡Qué aproveche!

6 comentarios:

Gemma dijo...

Quina sort poder comprar els productes làctics en una granja... Avui dia ni la llet ni la nata ni el mató fan gust de res :(
Amb ingredients com aquests segur que el pastís de formatge estava deliciós!

canela dijo...

Doncs sí, Gemma, vivint en l'era del menjar ràpid i de plàstic, és un privilegi tenir a prop aliments de veritat.

I et dono la raó el pastís, tenia un gust molt subtil a formatge, però formatge de veritat.

Salutacions,

Natacha dijo...

Querida, si este el primer pastel de queso que haces... no me perdería los siguientes. Tiene un pinta deliciosa.

Por cierto, tengo un regalo para tí en mi blog. Pásate cuando puedas a recogerlo.
Un beso y espero que te guste.
Natacha.(de la cocina de mis sueños)

betusta dijo...

Pues iba a decirte lo mismo que Natacha... que si este es el primer pastel de queso que haces como serán los demás. El sabor no lo se, pero la presentación es magnifica.
Lastima que tengo autentica fobia al queso. TOdo el mundo me dice que me pierdo algo maravilloso pero no puedo ni olerlo.
¿Para cuando una tarta de chocolate?.
Saludos.

canela dijo...

Natacha, como soy tan quesera tenía ganas de probar una receta, aunque como hay tantas no sabía cuál elegir. Seguiré intentándolo con otras, a ver si quedan tan ricas.

Muchas felicidades por el premio ARTE Y PICO que te han dado. Me hace ilusión que los blogs amigos sean reconocidos por más gente. ¡Disfrútalo!

Un abrazo,

canela

canela dijo...

Betusta, soy una enferma de queso, casi casi diría que me apasiona igual que el chocolate. Me gusta cualquier clase, siempre que sean de calidad y tomarlos en las más variopintas formas.

Conozco gente que, como tú, no soporta el queso y aún así seguimos siendo amigos ;))

Lo del pastel de chocolate está... está... casi en el horno. Más que un pastel será un bizcocho. A ver cómo va la aventura.

Gracias por tus comentarios,


canela