domingo, 30 de marzo de 2008

MUFFINS DE CHOCOLATE AMARGO Y NARANJA


¡Qué mezcla más rica la del chocolate amargo y la naranja! Bueno, a decir verdad, creo que me gustan todas las mezclas donde intervenga el chocolate. Y es que, además, me gusta el color chocolate. Y el aroma de chocolate. Y hasta la suciedad que deja en las manos y en el mármol de la cocina, etc. etc. Estoy enferma, lo sé. Diagnóstico: DSCH (Dependencia Sana del Chocolate). Y digo sana por lo que indico al final de este post (es un cortar y pegar de una web del boletín Consumer).




Y a continuación una receta de algo tan rico o más que un bombón.

Ingredientes:
* 3 huevos
* 80 grs. de azúcar integral fina
* 50 grs. de harina integral T. 80
* 70 grs. de harina de almendras
* ½ cucharadita de bicarbonato sódico
* 5 cucharadas sopera de leche de avena (puede utilizarse cualquier otro tipo)
* 50 grs. de chocolate amargo en polvo
* ralladura de la piel de una naranja no tratada
* 50 grs. de mantequilla
* piel de naranja amarga confitada (la cantidad a gusto de cada cual)




Elaboración:

1.- En un bol batir a mano con las varillas, las 3 yemas y el azúcar hasta conseguir una mezcla cremosa.

2.- Incorporar las harinas, el bicarbonato, el chocolate en polvo, la ralladura de la naranja y la leche. Mezclar bien, hasta conseguir una pasta homogénea.

3.- Añadir a la mezcla la mantequilla reblandecida y seguir batiendo.

4.- Montar las claras a punto de nieve firme y añadirlas a la mezcla de manera suave para que no se bajen.

5.- Por último trocear la naranja amarga confitada en cachitos pequeños y añadirla. La cantidad que a cada uno le guste.

6.- Llenar las cápsulas de papel en ¾ partes de su capacidad. Yo he puesto 2 porque suelen abrirse mucho.

7.- Esperar una media hora y poner en el horno precalentado a 200º durante 13-15 minutos. Dependerá de cada horno.

Espero que os gusten. Son un bocado perfecto. Tienen poquito azúcar y pasan muy bien.


---------------


EFECTOS PSICOLÓGICOS Y FISIOLÓGICOS DEL CHOCOLATE
El chocolate tiene efectos sobre el organismo de sus consumidores que se manifiestan al poco tiempo de ser consumido. Es un hecho constatado que varios de estos efectos se desarrollan a un nivel psicológico, pero otros, y en esto la ciencia parece estar cada vez más de acuerdo, son un reflejo de los efectos de la sustancias que el chocolate lleva consigo. De este modo, podría explicarse la tendencia a abusar del chocolate de modo instintivo por cierto número de individuos, vista no solamente como un vicio sino como una personal manera de "automedicación".




Efectos psicológicos:




Es común asociar el consumo de chocolate a situaciones relacionadas con los estados de ánimo. Escenas de angustia, estrés, preocupación vienen acompañadas de ingestas de chocolate en busca de efectos paliativos.
El chocolate es uno de esos raros alimentos que provocan anhelo y hay expertos que aseguran que esa ansiedad viene definida en gran medida por influencias culturales, vínculos afectivos, gustos y costumbres. Es estadísticamente cierto, por ejemplo, que a las mujeres les gusta más el chocolate que a los hombres y que recurren más a él en momentos de depresión o desánimo.
El doctor Bulbena asegura que existe una cierta dosis de conducta aprendida en el hábito de comer chocolate porque en nuestra sociedad ha habido un "favorecimiento cultural al cacao". Durante años, en la sociedad española se ha favorecido el consumo del chocolate asociándolo a momentos de disfrute, infancia, etc. Ahora bien, no podemos hablar únicamente de conductas de tipo estímulo-respuesta, ya que cada día aparecen más evidencias de el chocolate contiene sustancias que fisiológicamente impulsan a su consumo.




Efectos fisiológicos:




1) Serotonina: tranquilidad, sedación y felicidad.
El consumo de chocolate induce la producción en el cerebro de una sustancia denominada triptófano vinculada a la serotonina. Esta hormona es la responsable directa de que el individuo disfrute de las sensaciones de tranquilidad, sedación y felicidad. Por ello, los expertos han llegado a proponer una relación directa entre el deseo de consumir chocolate con el padecimiento de sensaciones de angustia, tristeza o irritabilidad.
2) Magnesio: síndrome premenstrual.
El chocolate es rico en magnesio. La falta de este mineral ha sido relacionada por los expertos con los síntomas del síndrome pre-menstrual. Por ello, muchas mujeres aseguran que el chocolate ayuda a mejorar su estado de ánimo, especialmente en el periodo pre-menstrual o cuando están deprimidas. Los especialistas recomiendan el consumo de 400 miligramos de magnesio con el fin de estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y contribuir a regular, por un lado, la intensidad del síndrome pre-menstrual y por otro, la necesidad de consumir chocolate.
3) Teobromina: un estimulante natural.
El chocolate contiene teobromina, alcaloide que tiene efectos directos sobre el organismo. En concreto, actúa como diurético y estimula el sistema renal. El chocolate ejerce un efecto estimulante del sistema nervioso central similar al de la cafeína. El contenido de cafeína de una taza de café es 100 miligramos, la teobromina constituye el 2% del grano de cacao, y unos 200 miligramos de teobromina están presentes en una tableta mediana. Algunos expertos piensan que la feniletilamina, sustancia del grupo de las endorfinas, es la que genera las supuestas propiedades adictivas del chocolate. La feniletilamina tiene un efecto similar al de la anfetamina, es decir, mejorar el estado de ánimo.
4) Carbohidratos y grasas: saciedad y rapidez mental.
El chocolate contiene grasas que provocan tras su consumo una sensación placentera de saciedad. Los carbohidratos presentes en el chocolate hacen que tras varios procesos químicos se incremente la cantidad de oxígeno que llega al cerebro, lo que tiene como consecuencia una mayor fluidez mental. Se ha dado el caso de alcohólicos que en periodo de abstinencia sienten el deseo de comer chocolate como sustituto del alcohol, ya que éste se metaboliza, al igual que el chocolate, como un carbohidrato.
5) Anandamina: el chocolate y las drogas.
El chocolate contiene un compuesto químico denominado anandamina que activa los mismos receptores cerebrales que se ponen en funcionamiento por la marihuana. Por ello, científicos estadounidenses llegaron a la conclusión de que el chocolate tomado en cantidades superiores a las que hay en una tableta induce una sensación placentera y de bienestar. Ahora bien, el cacao y el chocolate puro contienen, al menos, el doble de esa sustancia que el popular chocolate con leche.
6) Polifenoles: salud cardiovascular
El chocolate contiene antioxidantes naturales, compuestos fenólicos, adecuados principalmente como protección contra las enfermedades del corazón. Investigadores de la Universidad de Barcelona publicarán próximamente un estudio que profundiza en los beneficiosos efectos de los antioxidantes (polifenoles) del cacao para la salud. Presentes habitualmente en alimentos de origen vegetal, los polifenoles ayudan también a prevenir enfermedades degenerativas, el envejecimiento de las células e incluso el cáncer. En una taza de cacao se pueden encontrar hasta 100 mg. de antioxidantes de tipo polifenólico.




12 comentarios:

Gemma dijo...

Yo tambien tengo DSCH :)
Estos mufins tienen una pinta... el duo chocolate-naranja amarga me encanta!

Belen dijo...

hola canela,a mi me pasa como a ti,que el chocolate me gusta solo y mezclado,de todas las maneras esta buenisimo,y estos mufins tienen una pinta fantastica,un saludo.

Natacha dijo...

El chocolate es mi perdición....
Y combinado con naranja ya te mueres.
un beso, amiga
Natacha.

Su dijo...

Chapeau! POr la receta, explicación y fotos. Yo en tu casa tendria un problema, me daria pena, coger uno, y romper la armonia de la presentación, ja ja. Besos y enhorabuena, que tienes unas manos..

Anónimo dijo...

Interessantíssim l'article sobre la xocolata!
Un dubte: en la recepta es poden substituir els 50 grs de mantega per 50 grs d'oli? (pel tema del colesterol...)

Moltes gràcies,
Marta

nievesdq dijo...

¿Pero existe alguien a quién no le guste el chocolate?. Pues yo también me apunto al DSCH, y me gusta hasta el maloooo jajaja.
Estos muffins con esta mezcla de sabores, tienen que ser una verdadera "cura" ante diferentes estados de ánimo. Y las fotoooooossssss, para encuadrarlas :-)

Un abrazo.

Pilar dijo...

Me ha gustado mucho la receta, por la combinación de sabores y tus notas sobre el chocolate.
Gracias por las dos cosas
Un beso

canela dijo...

mis queridas adictas al chocolate ese vicio es sano, por eso estamos tan guapas, jeje.
Muchas gracias por vuestros comentarios.

Disculpad que no os responda por separado, pero voy muy pillada de tiempo esta semana.

Un beso a todas.

canela

canela dijo...

marta moltes gràcies per venir.

En quant a la teva pregunta. Normalment fico una miqueta menys d'oli que de mantega, però ho faig a ull, i van sortint bé les receptes. He mirat llibres de cuina i ningú indica aquesta equivalència i per internet he trobat informació que diu 10 grs. d'oli = 15 grs. de mantega.

Espero que et serveixi. Salutacions.

canela

Rosa dijo...

Me ha encantado la receta pero mucho más los comentarios sobre el chocolate con los que estoy totalmente de acuerdo. Yo no podría vivir sin él. No puedo irme sin probar uno de tus muffins...
Besos

Canela dijo...

Bueno... ya ves que hasta me llamo como tú. Tu blog me fascina, llevo mas de una hora mirando y mirando... y me siento muy identificada con tu estilo, con tu manera de hacer y enseñar, y el chocolate y la canela son mis drogas habituales. Enhorabuena, me he suscrito a tu blog, y tengo una receta de flan de chocolate y canela que me haría ilusión que experimentaras ¿cómo te la envío?. Un abrazo!!

Valeria dijo...

Hace poco probé la combinacion de chocolate y naranja en un gusto de helado que tenían en Grido en Rosario y me fascinó!!
Así que me encanta la idea de probar un muffin con ese sabor! graicas por la receta :)