miércoles, 23 de abril de 2008

FALSO CHEESECAKE DE LIMA, LIMÓN Y FRESAS


Aquí va la segunda aportación al HEMC dedicado a la soja.

Hoy voy muy apurada de tiempo y no puedo continuar con el serial sobre los alimentos transgénicos que os indiqué en el anterior post, pero es un compromiso que sigue en pie y que cumpliré en próximos días.

A la receta de hoy la he llamado falso cheesecake precisamente por eso, porque aparenta lo que no es. He recogido de las típicas recetas de pasteles de queso refrigerados la forma de elaborarlo pero he sustituido el queso por tofu, las hojas de gelatina por agar agar y el azúcar por el sirope de ágave. El invento es muy mejorable, sin duda, pero se deja comer ;)) y además muy rápido ;))).

En los ingredientes que os indico ya están subsanadas las cantidades de agar agar para que la cubierta de fresas quede más consistente que la mía. Seguro que si seguís a rajatabla esas proporciones os quedará perfecta.

Digamos que es un pastel que puede tomar todo el mundo. Es rico en proteínas, minerales y vitaminas, apenas tiene grasas y además el endulzante ayuda a mantener a raya la glucosa.

Animaros a cambiar el queso por el tofu, aunque sólo sea en momentos de régimen. Veréis qué rico está. Tener en cuenta que de régimen no significa sin sabor.


Ingredientes:

Para la base:
*125 grs. de galletas integrales
*1 huevo pequeño
*2 cucharadas de aceite de girasol o de oliva de sabor suave

Para el interior:
* 330 grs. de tofu tipo japonés (de seda)
* 5 cucharadas de sirope de ágave o 4 cucharadas de miel
* 2 limas
* 2 limones
* 3 cucharadas colmadas de copos de agar agar
* 180 ml. de agua

Para la cubierta:
* ½ kg. de fresas
* 1 limón
* 2 cucharadas de sirope de ágave o 1 cucharada de miel
* 1½ cucharada colmada de agar agar

Antes de explicar la elaboración, os comento que como son ingredientes poco habituales en la pastelería casera, es recomendable probar las mezclas y ver si son insípidas o muy dulces, poco o muy ácidas (por los limones y limas) y así poder conseguir el equilibrio de sabores que más os gusten. Tiene que ser lo más simil posible a un pastel de queso convencional, salvando las diferencias, claro.


Elaboración:

1.- Poner las galletas, el huevo y el aceite en el vaso de la batidora y triturarlos hasta obtener una masa bien uniforme. (Es una preparación alternativa a la típica de la mantequilla mezclada con las galletas).

2.- Extender la mezcla con un rodillo por la base del molde, hasta conseguir una altura de 5 mm. Como molde, utilicé un rectángulo de acero regulable y me llegó para hacer una plancha de 22 x 20 cm.

3- Meter en horno a 180º durante 10 minutos. Reservar.

4.- Rallar muy fina la piel y exprimir limas y limones.

5.- Poner el agua y el agar agar en un cazo y hervirlo a fuego lento durante 8 minutos junto con las ralladuras.

6.- Triturar el tofu y añadirle el zumo de limas y limones, la miel y la mezcla del agar agar disuelto y las ralladuras. En mi caso no me molesta encontrarme alguna que otra piel fina de los cítricos; me resulta agradable al paladar. Si os molestan, pues lo coláis y listo.

7.- Verter esa mezcla encima de la base de galletas y poner en la nevera 5 horas aprox hasta que solidifique bien.

8.- Triturar las fresas junto al sirope y el zumo del limón. Sobre todo no utilizar la batidora en exceso, sólo lo justo para triturar las fresas, así evitaréis las burbujitas que se hacen en los zumos y que afearían la cubierta del pastel. Pensar que ha de quedar como un puré no como un zumo.

9.- Aparte, hervir el agar agar durante 8 minutos hasta que esté disuelto. Añadirlo a las fresas y mezclarlo bien.

10.- Echar el puré de fresas por encima del pastel y refrigerar de nuevo unas 4 horas.

Y ya está listo para tomar. Yo lo presenté así, troceado, puesto que era para unos cuantos y decorado con flores de la estación.

¡A vuestra salud!


14 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

¡Hola Canela!, la verdad que simplemente viendo esas magníficas imágenes, dan ganas de incarles el diente.

Nunca hubieramos pensado que con unos ingredientes como el tofu, se pudieran realizar tales manjares.

Gracias por hacernos aprender algo nuevo, que intentaremos algún día adecuar al mundo sin gluten.

Saludos, y buen caminar.

Ana y Víctor.

Gemma dijo...

Muy original! Un pastel de queso con tofu en lugar de queso... tiene que estar rico rico!
Y la presentación en cortes te ha quedado preciosa!

Qalamana dijo...

Pues si tú no dices que es "falso" nadie lo diría: se ve estupendo!!!

Gracias por tu aportación :)

Anxos dijo...

Madre mía! una obra de arte, enhorabuena! BS

Belen dijo...

hola canela:
que marabilla de postre,falso o no falso el caso es que tiene que estar buenisimo.
un saludo

Rosa dijo...

Viendo tus recetas voy a tener que animarme a probar el tofu tal como me aconsejas. Tiene una pinta estupenda.
Un beso

OLGUIS dijo...

es una excelente idea.
Que maravilla es poder disfrutar de lo que nos gusta pero en version SANA.
Saludos
olguis

Esther Sánchez dijo...

Toda una artista a la hora de intercambiar ingredientes. Y la foto me encanta!

Sonia Martín dijo...

Te aseguro que lo probaré. La foto, como siempre, para ganar un premio. Un abrazo fuerte.

nieves dijo...

Pues me estoy educando (que falta me hace) en cocina sana y que no engorde tanto. Habrá que empezar a familiarizarse con el tofu. Lo que sucede es que no lo suelo ver por los supers.Miraré en el C. Ingles.
El pastel se ve delicioso, y las fotos, son una preciosidad. Con qué gusto me tomaba ahora mismo un trocín :-(

Un beso.

Ana dijo...

Canela, a mí me perdonarás pero tengo la soja prohibida en todas sus formas, solo suelo utilizar tamari de vez en cuando pero nada más, Tu receta tiene una pinta espectacular de todas formas si te interesa el tema de la soja te recomiendo que busques en la página Senderos de luz el artículo "La soja, el fin de un mito" (algo así). Cuéntame qué opinión te merece. Te vengo siguiendo y me interesa conocer tu postura.
Un abrazo.
Ana

Natacha dijo...

Canelita, eres una monstrua. jejeje. Me encanta. Ya lo sabes.
Perdona que venga poco pero tengo mucho lío con tanto blog, no puedo atender a todo.
Un besito, mi niña, no me olvido
Natacha.

canela dijo...

Ana y Victor, muchas gracias a vosotros por la visita y comentario.
En próximos post también habrá platos con tofu, aunque no penséis que uso la soja en exceso. Tengo una gran desconfianza hacia el origen de sus semillas.
Un beso a los dos.

Gemma, doncs sí que estava bo. Només has d’ajustar les quantitats de cítrics, maduixes i sucres al teu paladar i així et sortirà sempre a gust. Moltes gràcies per venir. Un petó.

Qalamana, muchas gracias a ti por elegir este tema tan nuevo en nuestra alimentación.

Anxos, coge un cachito ;)) Un beso

Belen, muchas gracias. Estás invitada. Saludos

Rosa, está claro que no es queso tipo Burgos ni mascarpone, pero resulta agradable y, como digo en el post, sabrá a lo que tú quieras que sepa. Es una esponja que se impregna de los mil sabores que desees darle. Un beso.

Olguis, bienvenida. Tienes razón, cuando apetece un dulce y, por el motivo que sea, dietético o no, no se pueden tomar grasas o dulces, es gratificante poder disfrutar de un postre así. Saluditos.

Esther, muchas gracias por tu comentario, pero no sabes lo caras que me salen las pruebas jeje. Va, ya sin bromas, ha sido el segundo intento y todavía tuve problemas con el agar agar, pero con la dosis que he puesto en la receta ya queda arreglado. Saludines.

Sonia, gracias wapa, pruébalo y me cuentas. A ti que te gustan las cosas tipo integral y sin exceso de grasas, disfrutarás con ello. Un beso.

Nieves, es un recurso más en la dieta para poder dejar de lado la carne y el pescado, además de utilizarlo de base para evitar grasas, tipo queso o cremas de leche. En cuanto a dónde encontrarlo, ahora ya es fácil, cualquier tienda de herbodietética tiene y en el ECI también hay un apartado de hamburguesas vegetales y tofu. Un besito y barra libre para la ración que desees ;))

Ana, muchas gracias por darme esa información. Iré a echar un ojo y te cuento. Como ves por el contenido del blog la calidad alimentaria en casa nos preocupa, no sólo que los alimentos sean frescos sino que su procedencia sea lo más limpia y natural posible. La soja, como todo producto que se hace consumo masificado, resulta susceptible de manipulación y en absoluto es la panacea de la alimentación. En casa se toma tofu, tamari o soja germinada, en 1 ó 2 ocasiones a la semana, pero nada de leche de soja ni su crema ni otros derivados. Yo prefiero la proteína de nuestras legumbres o cereales a cualquier otra. Ya te contaré qué me parece ese artículo. Un beso.

Natacha, aquí, con la monstrua, estás disculpada, faltaría más. Todavía no me explico cómo puedes llevar adelante tanto blog y todos con vida propia y activos. Tú sí que eres una monstrua jeje. Un besito, nena.

Las cosas de María dijo...

que maravilla que artista espero algun dia cocinar tan bien como tu :)